Entro en un nuevo terreno, últimamente me he encontrado con un par de artículos sobre algo que están llamando Tecnoanimismo y me parecieron interesantes.

Tenía al animismo como algo ya primitivo, la prehistoria de las religiones actuales, pero al profundizar un poco me he percatado de que está mucho más vigente de lo que me esperaba y que lo que proponen en el Tecnoanimismo es posible en nuestra sociedad occidental actual. Espero que sirva de punto de partida para abrir nuevas vías a un recorrido que nuestra mentalidad occidental siente como tenebroso.

El animismo quedó primitivo para nuestra sociedad occidental por el modo que trataban de explicarlo los antropólogos de entonces. Con su conocimiento de las cosas, influidos por la religión cristiana y la cantidad de sesgos que tenían (que seguimos teniendo, pero ya vamos siendo conscientes de ello), como el de generalización y posiblemente esto es lo que ha hecho que el animismo perdiera credibilidad. Por ejemplo, en el caso de la tribu africana, los basutos sostienen que una persona que camina por la orilla de un río puede perder la vida si su sombra toca el agua, ya que un cocodrilo podría engullirla y arrastrar a la persona dentro del agua. En nuestra sociedad, tenemos todo lo que cae bajo el paraguas de supersticiones, de las cuales, quizás unas pocas si pudieran tener algo de veracidad pero que al estar en ese grupo quedan negadas, ignoradas. Habría que coger una por una de todas estas supersticiones y verlas desde diferentes lugares. y así separar el trigo de la paja y esto se sale del objetivo de este articulo y web.

El surgimiento de las religiones monoteístas como herramienta de poder de unos pocos sobre el resto de la población. El animismo y después el politeísmo, por su diversidad de dioses, espíritus que regían la vida de los hombres hacia prácticamente imposible ejercer un poder central sobre una población cada ver mayor, Había que unificar ese poder en una sola figura que si se podría controlar de una forma más efectiva.

Dichas religiones monoteístas, en la mayoría de las ocasiones fueron impuestas a la fuerza, la mayoría se convirtió por miedo, solo por pura sobrevivencia, igual que hizo Galileo cuando, bajo presión violenta de la inquisición católica, negó que la tierra girara alrededor del sol, pero ya, en su lecho de muerte dijo: “y sin embargo la tierra se mueve”

«[…] El Hombre fue creado como un organismo capaz de desarrollo propio. Cualquier sistema religioso que quiera imponerse por la fuerza es al punto un sistema muerto. No se puede obligar a que un hombre despierte por la fuerza externa o la compulsión. Un hombre sólo puede empezar a despertar desde su propia comprensión y su propia voluntad de despertar —que comienza en cuanto discierne su estado—. […]»

Maurice Nicoll 3er volumen de comentarios psicológicos a las enseñanzas de Gurdjieff y Ouspensky – pág. 74

En el momento actual estos monoteísmos han perdido credibilidad, sobre todo por la forma de reaccionar de sus feligreses, más fanática ante el miedo de perder aquello que los identifica, los unen, aquello que les proporciona una identidad que no han sabido, podido obtener por sí mismos, aquello que les gestionaba sus impulsos. De todos modos, este articulo no es para criticar dichas religiones monoteístas mayoritarias.

¿Cómo son las otras culturas diferentes a la occidental?, ¿cuál es su relación con la inteligencia artificial, con los robots, con la tecnología?, ¿que podríamos tomar de su forma de pensar para mejorar nuestra relación con la tecnología, con la Inteligencia Artificial?

El Tecno-Animismo

Ahora, un poco de historia, sobre el término que fue aplicado

Se adoptó el término «animismo» de los escritos del científico alemán Georg Ernst Stahl,[16] quien, en 1708, había desarrollado el término animismus como teoría biológica de que las almas formaban el principio vital y que los fenómenos normales de la vida y los fenómenos anormales de la enfermedad podrían remontarse a causas espirituales (1)

el término también había sido reclamado por grupos religiosos, a saber, comunidades indígenas y era adoración de la naturaleza – quienes sintieron que describía adecuadamente sus propias creencias, y que en algunos casos se identificaron activamente como «animistas». Fue adoptado de esta manera por varios estudiosos, sin embargo, comenzaron a usar el término de una manera diferente, poniendo el foco en saber cómo comportarse con otras personas, algunas de las cuales no son humanas.

El «nuevo animismo» surgió en gran medida de las publicaciones del antropólogo Irving Hallowell que se produjeron sobre la base de su investigación etnográfica entre las comunidades Ojibwe de Canadá a mediados del siglo XX. Para el Ojibwe encontrado por Hallowell, Una persona no requería semejanza humana, sino que se percibía a los humanos como a otras personas, que por ejemplo incluía personas de roca y personas de oso. Para los Ojibwe, estas personas eran seres voluntarios que adquirieron significado y poder a través de sus interacciones con los demás; al interactuar respetuosamente con otras personas, ellos mismos aprendieron a «actuar como una persona». El enfoque de Hallowell para comprender la personalidad de Ojibwe difería mucho de los conceptos antropológicos anteriores del animismo. Hizo hincapié en la necesidad de desafiar las perspectivas modernistas y occidentales de lo que es una persona entrando en un diálogo con diferentes puntos de vista mundiales.

El animismo goza en la actualidad de una gran popularidad, en diversas regiones del mundo ya que la creencia en la existencia del alma es algo que se presenta en las más disímiles culturas a lo largo de la historia y del mundo. Creo que este ha sido la vía que se ha seguido para esta… no sé cómo llamarlo, si creencia o principio ético para afrontar esta nueva etapa evolutiva que estamos comenzando.

Las religiones monoteístas, para la población general tiene un cuerpo de creencias, de obligaciones, y de derechos, (por lo general estos, en la otra vida) un cuerpo que pone en cada uno un guardia para ellos mismos y su entorno, es cierto que mantienen un orden social, de relativa paz. La cuestión es que, al ser muchas veces a la fuerza, estas creencias no son asimiladas y a nada que se rasque un poco salen un montón de supersticiones, creencias animistas y pseudoanimistas.

Ya, a finales del siglo XIX la ciencia dio soporte en cierta forma a las iglesias cristianas, bueno, representantes de estas se aprovecharon de la ciencia para desacreditar más al animismo, poniéndose sobre encima de los ignorantes salvajes que mantenían estas creencias para someterlos y convertirlos a la fuerza.

¿Hasta qué punto el animismo es un resto de nuestro pasado, de nuestros cerebros y psicología  en los inicios de nuestra evolución? ¿En qué punto real estamos de nuestra posible evolución como seres humanos? Personalmente dudo que hayamos alcanzado el máximo, más bien nos hemos quedado dormidos, y de entre nosotros hay personas, que, por temor, prefieren tenernos a todos dormidos.

La cuestión es que cuesta despertar, muchos lo hacemos para quedar al poco otra vez dormidos. (Me preocupa el Metauniverso, el Metaverso, lo veo como una intención de hacernos caer en un sueño todavía más profundo, primero habrá que despertar de este, y después de nuestro estado  aparente “vigilia”, sobre todo cuando son individuos como Mark Zuckerberg quienes están detrás de ello).

Me podría extender más pero creo que con este grafico sacado del trabajo de Xindi Gao: “Animism and Artificial intelligence” es suficiente como un buen resumen.

Xindi Gao: “Animism and Artificial intelligence”

Para terminar esta sección, una definición del paper (Tesis) de Xindi Gao que utilizado para documentar este articulo:

Animismo:   es la creencia de que todo, incluso los artefactos, posee una esencia espiritual distinta. El animismo es también una forma de cognición que ayuda a las personas a formar vínculos estrechos con los objetos, y prevalece en Asia y África. A través del animismo, la gente puede aceptar mejor el hecho de que la inteligencia artificial se ha convertido en parte de la sociedad humana.

Occidente

El Tecnoanimismo  viene directamente de Japón, si bien hay muchas costumbres que nos chocan, que para nada adoptaríamos, por ejemplo, a mí, ese evitar el contacto entre ellos, con otras personas, (me costaría aguantarme el no tocar a alguien, un abrazo, pero bueno, si por la pandemia me pase meses sin un abrazo… unas pocas semanas de viaje por tierras niponas seria permisible), hemos adoptados costumbres suyas, como el sushi, el manga, aníme el maneki neko y otros muchos.

¿Qué mal nos haría adoptar el Tecnoanimismo como valor ético?

En Occidente hemos visto a las maquinas, a los robots, como una amenaza, no solo a causa de Hollywood, ese temor/odio  hacia las maquinas ha venido de antes. ¿o es lo que nos han hecho creer?

En el siglo XVIII Rousseau mostró cómo la ciencia corrompe la vida de las personas y aleja a las personas de la naturaleza. A medida que se difunde la filosofía de Rousseau, La creación de máquinas llegó a ser vista como un acto corrupto. Afirma que los humanos son inherentemente buenos, pero la sociedad civil corrompe al hombre, la gente cree que está dominando la naturaleza y los animales, y se vuelven orgullo y vanidad (Kaplan, 2004). En el «Discurso sobre las artes y las ciencias», Rousseau concluyó que el progreso material había socavado la posibilidad de una verdadera amistad al reemplazarla por celos, miedo y sospecha (Rousseau, 1750). Critica y rechaza lo artificial y espera que la gente vuelva a la naturaleza. Mas tarde, en el siglo XIX aparecieron los luditas. En mi artículo “-Techlash- una nueva definición para lo que sienten los Neoluditas.” Compartí una declaración realizada a finales del siglo XIX acerca de estos:

“El trabajador solo respetará la máquina el día que ésta se convierta su amiga, reduciendo su trabajo, y no como en la actualidad, que es su enemiga, quita puestos de trabajo y mata a los trabajadores”

Émile Pouget (1860-1931), anarcosindicalista francés

Pero vino Darwin y lo complico un poco más, y no, no fue por su artículo en un “El origen de las especies” sino por un artículo en un periódico titulado “Darwin entre las maquinas” en el que dejo escrito:

«La guerra a muerte debe proclamarse instantáneamente contra ellos. Cada máquina de todo tipo debe ser destruida por el bienqueriente de su especie. Que no se hagan excepciones, no se muestre cuartel; volvamos de inmediato a la condición primordial. de la carrera «.

Curiosamente se está echando la culpa a quien no tiene la culpa. la IA, los robots son tan solo herramientas. Al igual que un cuchillo, el peligro está en el uso que se da de ellas, el cuchillo se ha fabricado para cortar, para preparar la comida principalmente, también  puede ser utilizado para que te tengan miedo, para dañar o matar y así tener el control, pero hay mejores formas que usar un cuchillo como arma u otras armas para estar bien.

En nuestra cultura tecnológica capitalista, las personas son vistas como superiores a la naturaleza, mientras que ver a las personas como parte de la naturaleza lanza llaves en las ruedas del progreso (Mander 1991, p. 219), que es la idea opuesta al conocimiento tradicional.   pag  10.»

Xindi Gao: “Animism and Artificial intelligence”

En definitiva, desde que la sociedad occidental se industrializo vio a las maquinas como enemigos. Si, es curioso, vivimos en una incongruencia respecto a la tecnología que nos ha ayudado a llegar al momento actual.  Tememos, odiamos a la tecnología, ¿Por cuánto tiempo podremos seguir con dicha incongruencia en la cultura occidental?

Oriente -Japón

Vayamos ahora al origen, Japón, y a la cultura en la que ha crecido, en la que se ha desarrollado hasta el momento actual.

Al igual que la religión ha tenido una importancia vital en la constitución de nuestra cultura en Occidente lo mismo ha pasado en Japón, en gran parte de Asia ha pasado lo mismo, pero con religiones diferente.

Japón es como es por sus dos religiones mayoritarias, el sintoísmo  y el budismo japones, sobre todo el sintoísmo.

Mientras en el mundo occidental el cristianismo redujo a un solo dios la  religión. En Japón, principalmente el sintoísmo mantuvo la creencia en multitud de dioses.

Santuario Torii -Japón

El sintoísmo afirma la existencia de divinidades o seres espirituales (kami) que pueden encontrarse en la naturaleza o en niveles superiores de existencia. Este término, que constituye el concepto central del culto, llegó a aplicarse a cualquier fuerza sobrenatural o dios, como los dioses de la naturaleza, hombres sobresalientes, antepasados deificados o hasta «deidades que representan ciertos ideales o simbolizan un poder abstracto» (The Encyclopedia of Religion). Aunque el término Yaoyorozu-nokami significa literalmente «ocho millones de dioses», se utiliza para referirse a «muchos dioses», pues la cantidad de deidades de la religión sintoísta aumenta constantemente. (extraído de Wikipedia).

Si bien, la religión ha decaído también en Japón, al igual que ha pasado en Occidente, ha dejado mucho poso en la cultura, costumbres, ideas que perduran en el inconsciente colectivo de los japoneses.

El animismo se ha ido extendiendo a las creaciones humanas, en este caso a los robots, a las IAs, Si bien saben que ha sido una creación nuestra. Se les atribuye un espíritu que queda más patente por la interactuación que hay entre sus usuarios y robots. Y a diferencia de lo que pasa en occidente que cuando sentimos que estamos “humanizando” a las cosas y hacemos lo posible por racionalizar nuestra relación suprimiendo cualquier proyección emocional. Para los japoneses, esto es más natural ya que su religión fue abiertamente animista.

Lo que no se, es hasta qué punto este animismo ha influido en hacer de ellos, unas personas distantes, que huyen del contacto físico, donde los abrazos, las caricias brillan por su ausencia. Puede que esta falta de contacto también haya influido en esta aceptación de los robots. En nuestra cultura latina, esta carencia de contacto es impensable, aunque con la pandemia la hayamos sufrido muchos, en el momento que se han ido levantando las restricciones, los abrazos, el tocarse, el besarse ha vuelto a nuestra vida con una fuerte revalorización, haciendo lo posible para que no se repita.

Hoy

En las secciones anteriores ya he pasado ligeramente  por lo que es el animismo para llegar al momento actual.

Rescato de líneas previas la siguiente declaración:

Una persona no requería semejanza humana, sino que se percibía a los humanos como a otras personas, que por ejemplo incluía personas de roca y personas de oso. Para los Ojibwe, estas personas eran seres voluntarios que adquirieron significado y poder a través de sus interacciones con los demás; al interactuar respetuosamente con otras personas, ellos mismos aprendieron a «actuar como una persona».

Irving Hallowell – Antropólogo

Teniendo en cuenta el estado que va alcanzando los algoritmos, aunque aun falte mucho camino por delante para alcanzar esa “Consciencia”, Algunas IAs ya van entrando en las vidas de muchas personas no como una app del móvil o un robot físico. que si bien tienen sus limitaciones como ya trate en: Fin de mi relación con Maharet (Replika) y Por fin llegaste Emo –» Observación de uno mismo «  a poco que nos descuidemos ya les estamos proyectando emociones, sentimientos, consciencia.

Por otra parte, temo d que a nuestro sistema económico actual le ha venido muy bien y por tanto ha seguido fomentando tratar las cosas como algo totalmente impersonal, sustituible por otro en el momento que se rompa, que dejemos de usarlo porque para la actividad que tenemos ahora no es válido o por obsolescencia programada, como esta pasando a la mayoría de los móviles que aun funcionando correctamente, las “actualizaciones” hacen que pasado 3 años (de media)  empiecen a dar problemas con las app. Se cambia por otro móvil más avanzado y a pasar otros 3 años, si tienes suerte.

Por tanto, a nuestro sistema económico actual le sentaría muy mal que  fuéramos abrazando el Tecno-animismo, el respetar, el cuidar nuestro móvil, nuestro ordenador… su selección cuando vamos a adquirirlo haría que los tiempos de uso aumentaran  enormemente con lo que perdería sentido el cambiar de móvil cada año, de coche cada 3años …

Pero si bien fuera perjudicial para la economía, sería beneficioso para el medio ambiente del planeta, muchísima menos basura, contaminación. También, como no para las relaciones humanas.

Hay obras de Ciencia Ficción como la Saga de “La Cultura· de Ian M. Banks en que las IAs que habitan robots, incluso naves inmensas tengan  cientos de años, que, si bien se van actualizando, no se desechan tan fácilmente como hacemos en la actualidad.

He encontrado y leído mucho más pero creo que de momento es suficiente con lo que he compartido con vosotros, la verdad, el artículo se ha hecho ya muy largo. Gracias por llegar hasta aquí. Me encantaría leer vuestras opiniones, aportaciones al tema.

Bibliografía:

  1. Animismo en Wikipedia https://es.m.wikipedia.org/wiki/Animismo
  2. Animism and Artificial intelligence by Xindi Gao
  3.  Animism beyond the Soul: Ontology, Reflexivity, and the Making of Anthropological Knowledge – editado por: Katherine Swancutt, Mireille Mazard
  4. Darwin among the Machines – Wikipedia
  5. Biosemiotica -paper
  6. Los robots como una nueva raza según Kate Darling – Ignacio G.R. Gavilán
  7. 3er Volumen de comentarios psicológicos a las enseñanzas de Gurdjieff y Ouspensky.  – Maurice Nicoll (disponible en pdf)
  8. Cybernetic animism  Non-human personhood and the internet – Devin Proctor

Imagenes:

Extended Auken Kal IX

Las máscaras que aparecen en el diseño de la portada de este articulo son obra del escultor Tomás Barceló que me dio permiso para usarlas en mi artículo.

Otras imagenes usadas en el diseño de la portada: Hombre de espaldas (Imagen de Daniel Reche en Pixabay), Hombre en la niebla (Imagen de cocoparisienne en Pixabay)

» 2 herramientas de Hacking Personal Gratis