Estamos en un momento en que ya prácticamente podríamos clonar un ser humano.  la cuestión es, en caso de que, también se pudiera traspasar la personalidad a ese nuevo ser que será idéntico a quien donó sus genes. ¿hasta qué punto queremos repetir el mismo patrón hasta el último segundo justo cuando se tomó la muestra?

Ya toqué el tema en: QUE ES LO QUE SOY YO? -Transfiriendo mi mente a otro cuerpo, sobre todo en el tercer relato, de Orson Scott Card : «Criadero de gordos» donde por una cantidad escandalosa de dinero podías volver a ser joven, y sano sin sufrir por las consecuencias de la vida que has llevado hasta ese momento pero que tenía un coste oculto que ignorabas hasta ese momento.

Pero no estamos en una entrada de ciencia ficción, es una entrada sobre nosotros, los hombres, no como especie sino como género.  Hacemos lo que hacemos porque …  Algunos de estos motivos son genuinos nuestros o ¿sencillamente nos hemos visto en la necesidad de acatarlos para no ser excluidos? ¿realmente compartimos esos principios del modelo de masculinidad hegemónica que existe actualmente?

Ya por abril del 2019 publique el primer artículo sobre masculinidades,  los círculos de hombres, de cómo estos entornos nos ayuda a replantearnos nuestros roles, de percatarnos que hay otras formas posible de ser hombre, principalmente gracias a la escucha del otro.  El ver cómo este entorno nos afecta, ver que no soy un bicho raro, y que hay otras formas de masculinidad que no nos envenena, tanto a nuestro entorno como a nosotros mismos.

Hace unos días me llego un corto «Clonar un Hombre» un ensayo  sobre el significado de ser hombre, una serie de reflexiones que hacen hombres de diferentes edades, entornos sociales sobre su condición como hombre, referentes de los que han tomado para ser hombres, como se han visto ellos mismos.

No son, hombres perfectos, son hombres reales (me incluyo),  es lo que hay, poco a poco estamos empezando a dar la cara, sobre todo para que otros hombres  se den cuenta que otro tipo de masculinidad es posible,  una masculinidad más beneficiosa para nuestro entorno, tanto en relaciones con otros como en relación con el espacio en el que nos encontramos.

Eso sí, han sido hombres que se han abierto a hablar de ellos mismos delante de una cámara, en primer plano, y eso si es valiente. y creo que a eso si pudiera decirse  «los tienen bien puestos» ya que desafían uno de los principales mandamientos de la masculinidad tóxica hegemónica: No te muestres, esconde tus vulnerabilidades, eres fuerte y eso te puede destruir.  

Personalmente, después de años creo que es justo lo contrario.  ya que la energía que gastamos inútilmente para esconder estas «debilidades» la podemos usar para fortalecernos  más.

Un relato imperfecto, porque es real. no es buscar el cómo ser un hombre perfecto, tan solo ser, aceptarse, ver como hombres lo que nos hemos tenido que tragar y nos ha sobrevenido una gran indigestión, ver como lo afrontamos que hacemos para superar esta carga, un principio de acompañamiento entre nosotros.

Os invito no solo a ver el corto, también a ver el coloquio posterior al estreno del corto, merece la pena.  por tanto, os dirijo directamente a su web «Clonar un Hombre»  no sin antes compartir con vosotros el tráiler que más  me ha gustado para esta entrada.

Imagen de portada creada por mi usando la imágen de Martin Robles on Unsplash

» 2 herramientas de Hacking Personal Gratis