—¿Y la muerte, qué sentido tiene la muerte?
—La muerte es nuestra gran aliada, aquello que nos impulsa a seguir adelante, a cambiar, a exprimir cada momento de la vida. A elevarnos por encima de las miserias cotidianas. Sin la conciencia de la muerte la vida pierde intensidad, pierde plenitud, pierde sentido y dirección. Y eso quizás también sea válido para Lolita, tu máquina perfecta. Quizás para ella no sea sólo un problema de voluntad, sino también de falta de conciencia de su finitud. Sin esa conciencia, la vida se torna infinita, inabarcable; sin límites, la vida se difumina y desestructura, no encuentra dónde agarrarse.
La muerte es nuestra amiga. Y el gran mensaje, el privilegio que nos otorgan los t’awayagüé a través de su sustancia, es la posibilidad de tomar la muerte en nuestras manos y decidir cuándo y cómo morir. Ese es el quid de la cuestión. Jugar a ser inmortales es una trampa de la propia vanidad, del autoengrandecimiento, un juego que no tiene en cuenta otra cosa que el deseo de perpetuidad infinita del pequeño yo.

¿Qué te parece este comienzo para esta entrada?

Hace ya un año, durante el mes de agosto fui publicando semanalmente un capítulo de Traspasando el Umbral, una parte de un libro que aún no había sido editado por editorial alguna.

Pues bien, ya en este mes se ha publicado la novela completa, que finalmente se titula: AWAYAGUÉ- La danza de la muerte, tuve el gran privilegio de poder leerme toda la novela en ese momento, me encantó.

Si Bien «traspasando el Umbral» (el título se lo puse yo para publicarlo aquí) puede quedar independiente, como una novela corta, es una parte esencial en el cuerpo de AWAYAGUÉ- La danza de la muerte, que por fin ya puedes comprar, de momento en formato electrónico para otoño, saldrá en formato físico, en papel de toda la vida.

La Comunidad de Autores ha sido quien ha aceptado la apuesta y ha publicado la novela de Raúl Martínez Ibars.

Conocí a Raúl ya hace casi 10 años, unos días que por motivos de trabajo me encontraba en Barcelona, aproveche a asistir a una charla sobre círculo de hombres, muy interesante, en ese momento nos dieron a los asistentes información sobre los círculos de hombres. dichas hojas las he mantenido guardadas, casi olvidadas, hasta que en una limpieza de papeles volvió a aparecer, al poco me decidí a escribir un post sobre los círculos de hombres y quería incluir el texto de Raúl, con su permiso así que me puse en contacto con él, y fue cuando me comentó que había escrito una novela que tenía bastante que ver con la temática de mi blog, me paso primero los capítulos que compartí, con vosotros tras recibir su permiso para ello.

Finalmente me paso toda la novela, que me encanto, une en un relato dos corrientes, dos formas de entender la vida, la muerte en un solo relato, más o menos como trato de hacer yo con «Empatía e IA». dos disciplinas que inicialmente parecen no tener nada que ver juntas pero que terminan convergiendo, en nosotros como personas.

Comparto con vosotros el enlace de la Comunidad de Autores, que aunque inicialmente parece tener poco que ver con la novela, si muestra su esencia, más allá de lo que podemos ver a primera vista, en una primera lectura. Bueno, realmente son dos artículos sobre el libro, el primero que lleva directamente a la introducción del libro y este otro enlace, como una ampliación, sobre la que está basado esta entrada.

Podría haber puesto directamente el enlace para la compra del libro, pero el articulo me parece muy interesante, ya que nos lleva a explorar más allá de lo que podría sugerirnos esta novela. inicialmente me chocó bastante su enfoque, estaban hablando de la novela y apenas comentaban más a fondo su contenido, vaya, que se iban por peteneras. Necesite un par de lecturas para percatarme de que habían penetrado en otra capa de la cebolla que, si bien claramente está presente, yo me había quedado con otras de estas capas.

La Danza de la Muerte

La muerte, “la misteriosa dama”, siempre ha arrastrado a los vivos a bailar con ella, igual da su relevancia o su condición social. Pero ¿podremos algún día trascenderla? Tal vez no tenga sentido, si no superemos primero nuestras propias limitaciones.

“Es la danza de la muerte –explicó Natsué–. Los t’awayagüé veneramos la muerte. Los t’awayagüé celebramos la vida. Ese es el símbolo de Shianí, la Serpiente. Cada Luna Nueva morimos y renacemos. Hasta que decidimos morir y no renacer a esta vida. Ese es el poder de Awayagüé. Y nosotros somos sus hijos.”

Todas las anteriores citas están sacadas de la novela, espero que junto a «Traspasando el Umbral» te animes a comprar, leer y/o regalar la novela en toda su extensión, Es una novela que va más allá de solo entretener, de pasar el rato, amplía la mirada sobre el transhumanismo de una forma Inteligente, divertida, sensual, provocadora, profundamente actual y humana.

» 2 herramientas de Hacking Personal Gratis