Estamos en una sociedad que ya lleva varias, bueno, ya muchas generaciones viviendo con robots y una IA que controla todo, los humanos no tenemos que trabajar, ya para eso están los robots, nosotros mientras, disfrutando de la vida, sin miedos, sin dolor, sin amor, sin individualidad, sin inquietudes, tan solo disfrutar del “Dolce Far Niente” como dicen en Italia.

¿No os choca nada? Pero sigamos, Gracias a la ingeniería genética, nacemos sin sexo, es a los 13 años cuando decidimos nuestro sexo, eso sí, apenas conocemos a nuestros padres pues nos separan de ellos al cumplir los 2 años. prácticamente no existen las relaciones de pareja, tan solo como función reproductiva y para el cuidado de los hijos durante sus 2 primeros años, eso sí, sexo, todo lo que quieras y con quien quieras, pero de tu misma raza.

No recuerdo a mi madre

Si eres blanco, no habrás visto en tu vida, a un ser humano oriental, africano o latino ya que vives, viven todos separados por razas, y así no hay problemas.

Nunca te vas a enfadar, entristecer o mostrar cualquier otra emoción etiquetada socialmente como negativa porque en la comida, de forma individualizada añaden la medicación precisa a cada uno, para que esto no pase para que no tengas que pasarlo mal ni incomodar a tu entorno con esas emociones tan desagradable que posiblemente no conocerás en toda tu vida, de que, por cierto, ya esta en torno a los 150 años, gozando siempre de buena salud.

Pero una cosa que puede poner en peligro todo esto, es una tormenta solar de gran magnitud, capaz de apagar para siempre la inteligencia artificial que los gobierna a todos y desconectar todos los robots, maquinaria, que hace el trabajo por nosotros.

Y lo pretendían llamar Utopía.

¿El fin de Utopía?

Hasta hace unos años, yo habría pensado en una utopía similar, pero ahora, veo que falla estrepitosamente, en lo mas humano, en las emociones.  Si bien hasta cierto momento, hasta finales del siglo pasado, para la ciencia, principalmente en lo que denominamos actualmente STEM, las emociones, eran incomodas  y por tanto se buscaba anularlas.

Tratar de anular las emociones, lo que ello implica, a la larga podría ser peligroso para todos. Bien, se podría diseñar un sistema a prueba de fallos, pero jamás se podrá anularlos, puede funcionar perfectamente durante siglos, pero en el momento que falle, ¿Qué sucederá? 

Symmetry, en su primer volumen lo muestra muy bien, ¿Qué pasa cuando una persona es incapaz de reconocer, de gestionar sus emociones? Si bien, en muchas Utopías, se soluciona esto gracias a la medicación, (recordar también el SOMA de la novela “Un Mundo Feliz” de Aldous Huxley), no tarda demasiado que por un motivo u otro la medicación falla, y los habitantes se hallan expuesto a unas emociones  que no han vivido, y que por tanto son incapaces de gestionar.

Por otra parte, tenemos el consejo de ancianos, personas ya de edad avanzada, que por su experiencia, pueden ser válidos para encontrar soluciones a muchos problemas, ¿Qué sentido tienen en una sociedad en la que no han sufrido, que todo ha sido un camino de rosas? En los primeros momentos, digamos, en las 2 primeras generaciones, podría tener un valor porque aún habían vivido en el tiempo pre-utopía, pero ya después de esa 2da generación habría perdido sentido. ¿Hacerse sentir útiles?, ¿un premio por alcanzar esa edad sin dificultades? Algo que podría ser también aletargado químicamente.

Para mí, el principal problema en esta utopía es abandonar nuestra responsabilidad, descargarla en una máquina, y que ella se ocupe de absolutamente todo. Lo siento a mi me viene a la mente que seriamos como un rebaño, que pace tranquilamente sin preocuparse, porque tiene, sin esfuerzo techo, alimentación y cuidados asegurados.

Quisiera creer  que absolutamente todos, a través de una educación emocional adecuada, adaptada  a cada caso, se podría conseguir una utopía sin la necesidad de una medicación continua que anulara esas emociones “negativas”, pero muchas veces, por la forma de actuar, de pensar de ciertos colectivos parece una batalla perdida y vuelve la tentación de usar esta medicación para al menos , en unas primeras etapas, de pueda llegar a una masa crítica de personas educadas emocionalmente,  que este grupo termine aceptando de buena gana, que esta educación emocional es buena tanto para ellos como para su entorno.

Desgraciadamente, como ha venido ocurriendo hasta el momento, hay personas que, si no es por medidas coercitivas, no respetan al otro, a quienes están en su entorno, a quienes solo les importa ellos mismos sin importarles las consecuencias que puedan tener sus actos sobre los demás, sobre su entorno.

Mi Utopía es Una relación enriquecedora entre nosotros, y una colaboración estrecha con las I.A.s. Las maquinas nos pueden ahorrar el trabajo mas duro, sin por ello restarnos sentirnos útiles, y si, por ejemplo, quiero dedicarme libremente a limpiar las mesas de un bar, hacerlo porque me gusta interactuar con otras personas mientras desarrollo esta labor, un servicio a la comunidad, que, aunque logísticamente no sea necesaria, si lo es a nivel personal e interpersonal(1).

Symmetry Ha sido un descubrimiento para mí, a pesar de que se publico a principio del 2016. Si bien me gustan los comics, los compro en pequeña cantidad, y porque las referencia, como me ha pasado con Symmetry me convencen. Esta vez, supe de este comic a través de Valenciaplaza.com me llego a través de unas de las búsquedas programadas en Google, la verdad que me convenció, y al día siguiente ya lo había pedido,  me llego la semana pasada.

Esta en inglés, creo que no llegó a editarse en español, pero es algo que para mi no supone problema alguno.  Acostumbrado ya a leer en formato digital, confieso que prefiero el cómic en papel. Son muchos detalles, color, objetos, expresiones faciales… que Raff Ienco(2) plasma tan bien que el papel invita a profundizar más, en formato electrónico, me lleva a una lectura más rápida pasando por alto muchas cosas. Me encanta detenerme en las ilustraciones.

Por lo que he podido ver, solo hay disponible en papel, los dos primeros libros, el resto, esta en formato electrónico. Bueno, ya veremos, de momento, el 2 volumen ya está en camino. Deseoso de ver como personas sin conocimiento emocional previo, lidian con esas emociones recién descubiertas y que los remueven tanto.

Ira y Dolor

Se me olvidaba, y no lo podía omitir, Matt Hawkins(3)  al final  explica ampliamente el porqué del  comic, y en que se basa, todo ello con bastantes enlaces para dar consistencia a su novela gráfica, entre ellos la guía en la que se basa para crear esta utopía de Symetry, que tendré que leer detenidamente a ver si me da ideas para montar mi propia utopía.

Ya, y con esto termino, dar las gracias a Matt por permitirme usar imágenes del comic para ilustrar esta entrada.

Notas y enlaces

  1. La idea de limpiar mesas, porque si, para poder hablar con otros, conocer a otras personas no es mía, aunque la he hecho mía, la saque de “la Saga de la Cultura” de Iain M. Banks .
  2. Raff Ienco
  3. Matt Hawkins

» 2 herramientas de Hacking Personal Gratis