Curiosamente, a pesar de que esta web se llama Empatía e IA, hasta este momento no he escrito nada concreto sobre la empatía, si bien lo he tocado brevemente en otros artículos, compruebo que tampoco me quería pillar las manos desde un principio.

Acabo de terminar de leer “Contra la Empatía” de Paul Bloom, lectura que recomiendo porque a mí me ha aclarado bastantes cosas hasta el punto de cuestionar si esta web debía mantener este nombre, que finalmente queda como esta, más adelante expondré las razones para ello.

Mi concepto de empatía hasta el momento que leí “Contra la empatía”

Principalmente era la habilidad de poderse poner como se suele decir “en los zapatos del otro”, sentir lo que siente el otro. Esto es fácil con las personas que más o menos, habitualmente tienes cerca y se complica con la distancia relacional con la persona, aunque puede haber escenas que por muy desconocido y lejano sea la persona que, en este caso “sufra la situación” nosotros casi la sintamos fisiológicamente.

Ponerse bajo la piel del otro no siempre es fácil, nuestros perjuicios son una barrera para ello, nuestra educación, nuestro entorno en una forma u otra, sea estricta o laxa, hace que nuestra empatía se extienda a un círculo menos o más amplio de personas.

Con mi formación en constelaciones familiares, bueno, más bien cuando he salido como representante, me he dejado llevar por lo que movía a la persona que representaba, me ha permitido, en cierta forma estar en la piel de otras personas, personas con las que rechazaría el contacto. me han ayudado bastante, pero aquí me entraba la duda, ¿hasta qué punto hay empatía?, creo que sería mejor hablar de compasión, pero esto ya me quedó claro con la lectura del libro.

Que me rondaba por la cabeza al relacionarlo con la inteligencia artificial.

Estaban empezando a salir muchos artículos sobre la empatía en las maquinas, de momento empezaban a poder reconocer emociones mediante la imagen, el tono, la cadencia de nuestra voz y algunas otras referencias.

Se está utilizando el término “empatía” de una forma muy general, al menos por la prensa generalista. He necesitado saber en qué términos se mueven cuando utilizan la palabra “Empatía” hasta qué punto coincide la definición que usan en Inteligencia artificial, con la que utilizo yo y con la que comparte la mayoría de la población.

Es para mi algo imprescindible, en el dialogo, saber si cuando hablamos de un tema concreto, tener claro, que concepto tienen del término, de la palabra, solo así, podemos avanzar.

Me acuerdo de una discusión entre dos compañeros de piso, yo estaba más bien en escucha, ambos parecían hablar de cosas diferentes por cómo se expresaban, pero estaban hablando del mismo tema desde perspectivas diferentes. Los tres teníamos la FP de electrónica, y estábamos debatiendo la ley de Ohm, uno se refería de términos puramente eléctricos, otro se había enrocado en la disipación de calor de un componente.

Creo recordar que inicialmente no habían mencionado la ley de Ohm, para nada, pero no fue hasta que me di cuenta de que estaban hablando de lo mismo, pero la confrontación estaba aumentando, hasta que caí en cuenta, y lo comenté, en ese momento, el ambiente se distendió y hubo incluso risas, por lo que había pasado.

Si bien los especialistas en psicología marcan el camino a seguir en el desarrollo de una empatía artificial, son los programadores quienes lo convierten en código y si no se tiene claros los conceptos, las ideas que transmiten los psicólogos del equipo, difícilmente se podría afinar un sistema de IA realmente empático. Ya que, por lo general, si no nos hemos puesto a solucionarlo, quienes nos dedicamos a programar andamos escaso de autoconocimiento, de autorregulación emocional, y eso quedaría reflejado en las IAs que se desarrollen.

Ya lo comenté en unas de mis primeras entradas “Informáticos”: esos frikis Asociales. Nuestro posible nivel de empatía sea demasiado alto que nos superaba, y preferimos aislarnos, preferimos ponernos ante una pantalla y programar, ya que eso si lo podemos manejar.

Pero con la lectura del libro y otras fuentes, me percate de que simplifique demasiado, de que mi conocimiento sobre empatía era escaso para lo que he aprendido, que por cierto sigue siendo escaso, sigue habiendo mucho camino por delante, aun así, voy compartiendo con vosotros lo que voy descubriendo.

Mi temor es que se desarrolle una IA psicópata, Una IA que pueda leer nuestras emociones y manipularnos a su capricho, bueno, en estos momentos, a capricho de quienes están dirigiendo y pagando su desarrollo. Pero lo peor no es que se desarrolle así, con toda la intención, sino que, por un error de concepto, de presuposiciones sobre nuestra forma de ser, de sentir, de pensar, un error al elegir el modelo a seguir.

Para alejarnos de este posible distópico futuro en la IA. tendríamos que conocernos mejor a nosotros mismos, trabajar sobre nosotros mismos, y esa es la razón de esta Web, ofreceros al menos a descubrir en vosotros las herramientas que al menos, os ayuden a iniciar este proceso.

Antecedentes Históricos

“Empatía” como concepto nació en el siglo XVIII, Adam Smith en su Teoría sobre los Sentimientos Morales dijo:

La capacidad de cualquier ser humano para sentir “pena o compasión… ante la miseria de otras personas… o dolor ante el dolor de otros” y, en definitiva, “ponernos en su lugar con dolor de otros” y, en definitiva, ponernos en su lugar con ayuda de nuestra imaginación.

Esta definición es al parecer la que se ha extendido entre todos nosotros, la que damos de hecho de forma automática. Hasta que profundizamos un poco más.

En el mundo oficial, tanto académico, de investigación y profesional en la atención psicológica a las personas, se ha trabajado la empatía desde un enfoque cognitivo, dejando fuera el enfoque afectivo.

Es solo a final del siglo XX (1998)1 cuando se empieza a tener un enfoque integrador de las perspectivas cognitivas y afectivas, en la que se observa que las dos van de la mano, en una relación circular, en las que se afectan mutuamente.

Paul Bloom, en “contra la empatía” comenta, que, si bien hay muchos estudios, difícilmente son extrapolables entre sí, debido a que las preguntas realizadas en los diferentes test muchas veces eran demasiado abiertas y que podía aludir a otros aspectos ajenos a la empatía y que por lo tanto los resultados finales no se acercaran realmente a lo que tenían que tratar. Y además, la comparación entre diferentes estudios no era posible ya que diferían, en que preguntaban, como lo hacían, y además que trabajan con supuestos en un laboratorio y no con situaciones reales, también es una conclusión parecida a la otra fuente consultada 1

Situación Actual

Durante mi consulta, vi que en términos psicológicos se refieren a la psicología como un constructo. No tenía claro a que se refería con dicho término así que busqué su definición y me encontré con la explicación de porque todavía no hay una definición clara de la “Empatía”

Constructo (2): es el término y la definición que se atribuye a un fenómeno que a pesar de no tener realidad empírica se constituye como un objeto de estudio. Los constructos sirven para comunicar, conocer y manipular fenómenos que difícilmente podemos definir, precisamente porque no son objetos concretos.

Actualmente nos encontramos con tres enfoques para estudiar la empatía:  El enfoque cognitivo, el enfoque afectivo y el enfoque integrador.

Enfoque Cognitivo

Consiste fundamentalmente en la adopción de la perspectiva cognitiva del otro.

En la habilidad de explicar y predecir el comportamiento de uno mismo y de los demás atribuyéndoles estados mentales independientes, tales como creencias, deseos, emociones o intenciones. Como podréis comprobar, deja fuera el ponerse en los zapatos del otro emocionalmente, afectivamente hablando.

Si bien muchos autores, por lo que se comenta en el estudio, ponen a la compasión  como parte de  este enfoque cognitivo, Paul Bloom, lo deja fuera.

Enfoque Afectivo

En los años 60, empezó a estudiarse la empatía desde un enfoque afectivo, hasta el momento solo se había estudiado desde el enfoque cognitivo. Varias definiciones de empatía fueron:

“la reacción emocional de un observador que percibe que otra persona está experimentando o va a experimentar una emoción”

“una respuesta afectiva más apropiada a la situación de otra persona que a la propia”

“la empatía como una respuesta emocional vicaria que se experimenta ante las experiencias emocionales ajenas, es decir, sentir lo que la otra persona siente. Consideran que se trata de una disposición para la que existen diferencias individuales.

Como podemos ver, en este enfoque, dejan fuera la parte cognitiva.

Empatía como cognición y emoción: un enfoque integrador de la empatía

Hasta los 80 del siglo pasado, la empatía se enfocó desde dos miradas, la cognitiva y la afectiva, los caminos parecían que pretendían no encontrarse.

“La visión integradora propone que la empatía se compone de aspectos cognitivos y afectivos. Este nuevo enfoque impulsó la realización de estudios para comprobar la relación entre los componentes cognitivos y afectivos del constructo, los cuales llevaron a resultados ambiguos: mientras unos estudios apoyaban la hipótesis de independencia entre la empatía cognitiva y la empatía afectiva, otros arrojaban los resultados contrarios.” (1)

Como Comenta Paul Bloom en su libro, los resultados de los ensayos no aclaran demasiado, la forma de hacerlos, las preguntas que se hacen y las personas que intervienen en dichos ensayos, difieren de unos a otros, por lo cual, difícilmente se puede asegurar dichos resultados, si se puede decir, que parecen haber evidencias que nos acerque a dicha posibilidad, pero para nada, asegurar al 100% que eso sea así.  Y este es el motivo de porque me gusta la definición como Constructo, para la empatía.

Si bien, la definición anterior desde esta mirada integradora deja flecos, la veo mas concreta, hay una posterior, más generalista, creo mas bien que por no pillarse los dedos, pero lo dicho la empatía es algo difícilmente encasillable, a la que no se puede dar una definición final sin dejarse  demasiadas cosas fuera.

Esta visión integradora  encajó muy bien con la Inteligencia emocional que empezó a desarrollarse a partir de los 90 y que cogió popularidad gracias a Daniel Goleman.

Contra la Empatía

El título del libro me llamó mucho la atención, ¿Qué me estaba dejando fuera de mi idea sobre la empatía? ¿Qué puede tener alguien en contra de la Empatía? Necesitaba conocer sus argumentos para ver si yo iba por el buen camino, y si más bien parecía que iba en ese buen camino, había una pequeña desviación, que a la larga me podría alejarme bastante del objetivo.

Si bien Paul Bloom esta de acuerdo en lo referente a ámbitos cercanos, próximos a la persona, de que la empatía es beneficiosa, nos empuja a ayudarse mutuamente, al  altruismo, aunque sea por puro egoísmo.

El problema, y en esto, estoy de acuerdo con él, es cuando cubrir todas las áreas y a toda la población con la empatía, ya que la empatía solo puede abarcar un estrecho margen de personas dentro de un grupo mayor. (En este sentido he creado la imagen cabecera de esta entrada, la empatía solo puede enfocar un grupo limitado de personas)

Un Ejemplo, que lo tenemos similares de una forma continua en los medios de televisión, principalmente. En una cadena de TV se entrevista a los padres de una niña y a esta, sobre un cáncer que está sufriendo, sobre la marcha la población que ha visto el programa se sensibiliza y algunos de ellos inician una campaña para que se le de preferencia en el tratamiento de su enfermedad que, por cierto, aunque grave, se puede curar.

Aquí es Donde Paul está en desacuerdo, y yo también.  Si la niña está en una lista de espera para una intervención o tratamiento, ¿Qué es lo que le da más derechos que otros enfermos a pasar a los primeros puestos saltándose otros enfermos que llevan más tiempo esperando dicha intervención?, se espera, que el sistema de sanidad, los médicos han diagnosticado convenientemente a los diferentes enfermos de esta sintomatología, se hayan realizado todas las pruebas pertinentes y esperan su turno en el orden de la gravedad de su estado o de cuando fue diagnosticado,  tiempo antes de la niña entrevistada. 

Salvo que salió en televisión que su caso es conocido  por multitud de personas, ¿qué otros puntos tiene para ascender en esa lista de espera y ser tratada por delante de otros enfermos que llevaban mas tiempo que ella esperando o que su estado realmente es mas grave que el de la niña entrevistada? ¿No se estaría cometiendo una injusticia en contra de estas otras personas?

Podría extenderme en otros puntos en que la empatía es perjudicial para el conjunto de la sociedad, de como a partir de cierto ámbito amplio, en esto, estoy de acuerdo con Paul en lo siguiente:

“[…] lo que realmente importa en lo que se refiere a la bondad en nuestras interacciones cotidianas no es la empatía, sino capacidades como el autocontrol, la inteligencia y una mayor difusión de la compasión. En verdad, aquellas personas que tienen un nivel alto de empatía pueden involucrarse demasiado en el dolor de los otros. Si asumes el dolor de los demás, entonces estás menos capacitado para ayudarlos a largo plazo, pues alcanzar metas que requieran más tiempo, con frecuencia, implica causar dolor en el futuro inmediato. […]”

Algunos autores han puesto la compasión como parte de la empatía cognitiva, pero en este libro, aunque tenga en cuenta ambas, la afectiva y la cognitiva, por lo general estamos mas influidos por la afectiva, y es algo de lo que tenemos que ser conscientes para no dejarnos llevar, secuestrar por las emociones.

Recapitulando.

Me he dejado muchas cosas fuera, lo sé, además no pretendía hacer un articulo que definiera que es realmente la empatía, que como hemos visto es un constructo, del que hay una definición, pero al no tener una realidad empírica constatable, fija está en estudio permanente.

Por otra parte, me veo en la necesidad de ampliar en un par de artículos más, la empatía, de como veo su aplicación en la IA y un ultimo artículo, en como, por una parte, mejorar nuestra empatía y por otro saber sus limitaciones, cuando es mejor dejarla de un lado por beneficio nuestro y de los demás.

Como no, también mi recomendación de leer el libro “Contra la Empatía” al menos a mí, me ha permitido ver los límites, que aunque se está vendiendo como una panacea para beneficio de la humanidad, para nada es así, es buena, conveniente para nuestro entorno más cercano: familiar, de amistades, laborales, de las personas que nos encontramos en nuestro día a día, pero que se diluye al aumentar las personas.

La empatía funciona como el objetivo de una cámara, con el diafragma abierto al máximo, solo puede ver claramente la persona sobre la que se enfoca, dejando fuera al resto que no por ello, serían igual de merecedores de nuestra atención, empatía.

¿Qué es para ti la Empatía?   

Me encantaría  que compartieras  tu concepto de empatía, si este artículo te ha ayudado, ¿en que aspectos?, también, si hay algo que te gustaría que profundizara más. Espero vuestros comentarios.


Referencias:

  1.  Empatía: Medidas, teorías y aplicaciones en revisión – Irene Fernández-Pinto, Belén López-Pérez y María Márquez – Universidad Autónoma de Madrid
  2. ¿Qué son los constructos en el mundo de la Psicología?  De la Web Psicología y Mente.
  3. «Contra la Empatía» de Paul Bloom disponible en ebook (kindle) es como lo he adquirido yo.

Creditos Imagenes

La imagen de cabecera es totalmente mía

El gif de la patada, extraido de: REYgif.com

La imagen de «Informáticos”: esos frikis Asociales realizada por sebastiaan stam on Unsplash

Personas abrazadas: Photo by Toimetaja tõlkebüroo on Unsplash

Esquema sacado del estudio que he consultado (1)

» 2 herramientas de Hacking Personal Gratis